Felipe

Felipe es el hermano menor de Raúl. Nació cuando Raúl tenía casi tres años. Esta corta diferencia de edad los hace muy compinches, a veces, y muy peleadores, otras. Si hay algo destacable de Felipe es su gran corazón y su pasión por Raúl, su ídolo y ejemplo de lo que ��l siempre desea ser. Felipe sigue mucho, mucho a Raúl, le encanta jugar con él -pese a que a veces esto mismo no en recíproco de Raúl hacia Felipe- y se preocupa mucho por que Raúl tenga lo que a el le dan o compartir los lindos momentos que él comparte.

En el jardín y en casa Felipe busca permanentemente a Raúl para jugar, para estar con él. Esto no siempre le agrada a su hermano mayor, aunque en el fondo, Raúl lo quiere mucho mucho mucho a Felipe.

A Felipe le encantan los dulces y golosinas. Su mejor recompensa son los huevitos kinder. Se divierte mucho con cualquier juguete, es especial aquellos con lo que está jugando Raúl en ese mismo momento. Uno puede sentarse a ver a Felipe jugar y estar así por horas y horas que seguro no se va a aburrir. Es muy divertido ver cómo Felipe le da vida a cada juguete y les arma una historia que rara vez entendemos los mayores, pero que para él es una aventura sin par.

Muchas veces Raúl tiene celos de Felipe; cree que como hermano menor, sus padres tienen mayor contemplación con las travesuras que hace y sus penitencias. Felipe, en cambio, se pone muy triste cuando es Raúl a quien retan y trata de buscarlo a escondidas para consolarlo y seguir jugando con él.

A diferencia de Raúl, Felipe es un nene que le encanta el orden; no puede tener su dormitorio desordenado y nota cuando alguien movió algo de su lugar y lo hace saber.