Pap����������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������

El Papá de Raúl fue quien, de alguna manera, comenzó a contar los “Cuentos de Raúl” -más tarde los “Cuentos de Felipe y Raúl” por todos lados.

El Papá es una persona que trabaja en una oficina y, al regresar de su trabajo, hace parada obligada en el Kiosco de la Señora, un pequeño local comercial que se encuentra de paso al regreso de su hogar. Es es este kiosco en donde comienzan las historias.

El Pap���� se suele detener casi todos los d����������as en el kiosco para comprar aquellas golosinas que serán la recompensa por las buenas acciones de los hermanos. No obstante, muchas veces pasa por el kiosco sólo a contarle a la Señora las aventuras de sus hijos, sin comprar nada para su casa. Son esos días en donde los niños están cumpliendo una penitencia por alguna travesura. La Señora que atiende todas las tardes el kiosco espera ansiosamente el relato del Papá, para luego también poder contarlo a sus hijos.

Al llegar a su casa, el Papá de Raúl siempre le pregunta a sus hijos cómo les fue en el colegio, qué cosas nuevas aprendieron e inmediatamente después se sienta a jugar con ellos. Le gusta jugar con ellos y particupar de las construcciones de Raúl y las aventuras de Felipe.

Los niños generalmente buscan la aprobación de su papá para comentarle las cosas buenas que hicieron y así obtener su premio. El papá los premia,  a veces con golosinas, otras con un lindo reconocimiento frente a la familia, a veces con otros premios, pero siempre se asegura que los chicos sientan que su esfuerzo y conducta tiene su recompensa.